Indemnizaciones por Daños Punitivos en las Demandas por Lesiones Personales de los Marinos y Tripulantes

Informacion para Tripulantes

Normalmente, un trabajador marítimo lesionado tiene dos recursos legales para ser indemnizado:

  • Si cumple con la definición de marinero o miembro de la tripulación, puede demandar a su empleador por negligencia bajo la Ley Jones.
  • El marino lesionado también puede presentar una demanda por innavegabilidad alegando que el buque no estaba en condiciones de navegar y que un ambiente laboral inseguro causo sus lesiones.

Bajo la Ley Jones y la ley de innavegabilidad, el marinero o miembro de la tripulación puede ser indemnizado por su dolor y sufrimiento, sus gastos médicos, su pérdida de salarios y por la disminución en su capacidad laboral.  Además, el marinero o miembro de la tripulación, en ciertos casos, puede exigir una indemnización por daños punitivos. 

Indemnizaciones por Daños Punitivos en las Demandas por Lesiones Personales de los Marinos y Tripulantes A diferencia de los dos recursos antes mencionados, la indemnización por daños punitivos no trata de recompensar al demandante, sino de castigar a los demandados y lograr que cambien su conducta en el futuro.  Los propietarios de las embarcaciones tienen que pagar los gastos médicos y el sustento de los marineros y miembros de la tripulación lesionados hasta que ellos alcancen la máxima mejoría medica.  Esta ley se conoce como “manutención y cura“.

“Los daños punitivos” son un tipo especial de daños civiles.  Estos daños se le otorgan al marinero o miembro de la tripulación cuando un tribunal busca castigar al demandado por negligencia grave o por imprudencia temeraria.

En una demanda basada en la Ley Jones o por innavegabilidad, la cantidad de la indemnización está basada en los daños sufridos por el marinero o miembro de la tripulación.  Estos daños incluyen dolor y sufrimiento, gastos médicos, pérdida de salarios y disminución de la capacidad laboral.  Sin embargo, el propósito de los daños punitivos no es recompensar al marinero, sino castigar económicamente al demandado.

Cuando un tribunal quiere castigar al demandado, o amonestar y aleccionar a la industria del demandado, otorgara al demandante una gran cantidad de dinero basándose en los medios económicos del demandado   y su mala conducta.

Por ejemplo, si se descubre que el demandado, intencionalmente, dejo de pagar los gastos médicos y el sustento a un marinero lesionado, o si la salud del marinero empeoro porque no se le facilito inmediatamente un tratamiento médico adecuado, el tribunal puede otorgarle daños punitivos sustanciales al demandante para castigar al demandado.

Cuando se trata de demandas por manutención y cura, una sentencia reciente de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso de Atlantic Sounding vs Townsend le abre el camino a los marineros y miembros de la tripulación para que soliciten daños punitivos en sus casos. Si el demandante demuestra que el demandado no cumplió con sus obligaciones de dar y pagar cuidados médicos y gastos de manutención, o si dejo de pagar la manutención y cura prematuramente o sin justificación, el demandante tiene derecho a recibir daños punitivos.

La La Ley Jones y la ley de innavegabilidad le conceden al marinero el derecho a demandar a sus empleadores por negligencia y por falta de seguridad en los barcos. Es posible que el demandante pueda obtener daños punitivos al mismo tiempo de acuerdo a la situación.  Es más común otorgar daños punitivos en las demandas por manutención y cura.  Es importante enfatizar que los daños punitivos no están diseñados para recompensar al demandante lesionado. Su propósito es castigar económicamente aquellos demandados que han demostrado negligencia grave o imprudencia temeraria.

¿Quién es considerado un marinero o miembro de la tripulación bajo la Ley Jones?

Artículos Marítimos

¿Quién es considerado un marinero o miembro de la tripulación de barco según la Ley Jones?A diferencia de los trabajadores de tierra, los marineros no tienen los derechos tradicionales bajos las leyes de indemnización laboral. En cambio, un marinero o miembro de la tripulación lesionado debe presentar una demanda por daños y perjuicios conforme al “Jones Act” o Ley Jones. La Ley Jones otorga al trabajador marítimo, más específicamente al "marinero" o miembro de la tripulación, el derecho a demandar por daños y perjuicios a su empleador en caso de ser lesionado por negligencia de su empleador, o por innavegabilidad del buque. Un buque se considera innavegable cuando en el existen condiciones peligrosas que le causan lesiones o enfermedades a los tripulantes. Por ejemplo, una tripulación que es insuficiente para hacer el trabajo, o pisos resbalosos por donde deben transitar los tripulantes. 

Bajo la Ley Jones, el demandante puede reclamar pérdida de salario, gastos médicos, y una indemnización monetaria por las lesiones sufridas a bordo de un buque durante el desempeño de sus funciones, durante el mantenimiento de la embarcación, o mientras está trabajando para su empleador aunque esto sea fuera del buque. Sin embargo, la Ley Jones sólo protege a los trabajadores marítimos que cumplen con la definición legal de "marineros" o miembros de la tripulación.

La Ley Jones no define quien es un marinero o miembro de la tripulación. La jurisprudencia Norteamericana es la que ha sentado la definición legal de marinero o miembro de la tripulación. En dos casos, Chandris v. Latsis (1995) y Harbor Tug y Barge Company v. Papai (1997), el tribunal Supremo de los Estados Unidos estableció que, para ser clasificado como marinero o miembro de la tripulación y estar amparado por la Ley Jones, el demandante debe cumplir con dos requisitos fundamentales:

Contacte con un abogado marítimo cuando se lastima en el trabajo.

  1. Sus "deberes deben contribuir al funcionamiento del buque o al cumplimiento de su misión".
  2. "Debe tener un vinculo con un buque que esta navegando (o con una flota identificable de tales buques) que sea sustancial en términos de su duración y naturaleza".

El primer requisito se explica bastante bien por sí mismo.
Todo buque que zarpa lo hace con una misión, ya sea recreativa, científica o comercial. La misión puede ser transportar pasajeros de un puerto a otro, o puede ser transportar carga. Todo marinero constantemente a bordo del buque contribuye al cumplimiento de su misión. Es decir, todos los que trabajan a bordo de un buque contribuyen de alguna manera a su misión o no estarían a bordo. El cocinero, el camarero, el mesero, el personal de limpieza, el navegante, el médico del barco, el ingeniero… todos contribuyen, a su manera, con el cumplimiento de la misión del buque.

Con el segundo requisito las cosas se complican, y por eso es importante que en caso de sufrir una lesión, usted se comunique con un abogado marítimo. La razón es que si bien se puede cumplir con el primer requisito, no necesariamente se cumple con el segundo. Si no se cumple con el segundo requisito, es posible que no califique para presentar una demanda bajo la Ley Jones.
El segundo requisito para definir a un marinero o miembro de la tripulación tiene dos partes: el demandante debe trabajar en un "buque que este navegando" y su contribución o trabajo debe ser "sustancial en términos de su duración y naturaleza".
Para calificar como marinero o miembro de la tripulación, un trabajador marítimo debe trabajar la mayor parte de su tiempo en un buque que este navegando. Y es la parte de "que este navegando" la que importa. Para que un buque cumpla con esta definición debe cumplir con los siguientes requisitos:

  1. El buque debe operar en aguas navegables. Estas son las aguas por las cuales se desplaza bien sea para llegar a los Estados Unidos o viajar de un estado a otro de la Unión Americana, o del mundo. Aguas navegables pueden ser un océano, un río grande o un lago interior.
  2. El buque debe ser capaz de moverse por sus propios medios.
  3. El buque no debe estar anclado de forma permanente en el fondo del mar.

Esta definición estricta excluye las plataformas petroleras. También excluye buques en astilleros de desguace. Si bien las plataformas petroleras parecen flotar, sólo pueden moverse si son remolcadas. La mayor parte del tiempo, las plataformas petroleras se encuentran ancladas en el fondo del mar y por lo tanto no cumplen con la definición de buque “en navegación”.

Al momento de determinar la contribución del trabajador al funcionamiento de un buque en particular o de una flota de buques relacionados, un marinero o miembro de la tripulación es aquel que contribuye, al menos el 30 por ciento de su tiempo a bordo, al cumplimiento de la misión del buque.
Considere este ejemplo: un empleado administrativo que normalmente trabaja en una oficina en tierra pero de vez en cuando se mueve entre puertos mediante barcos sufre una lesión mientras se encuentra a bordo. ¿Tiene derecho a presentar una demanda bajo la Ley Jones?

Bueno, esto depende de las circunstancias.Si no realiza ningún trabajo a bordo que contribuya al funcionamiento del buque, entonces no, no califica como marinero o miembro de la tripulación según la Ley Jones. Si este empleado administrativo dedica el 40 por ciento de su tiempo a bordo a realizar tareas que contribuyen al funcionamiento del buque y el resto lo pasa en una oficina en tierra, entonces podría calificar como marinero o miembro de la tripulación, porque más del 30 por ciento de su tiempo de trabajo es destinado a tareas a bordo de un buque “en navegación”.

El tribunal examinara la carrera del demandante en la compañía marítima. Si ha pasado más del 30 por ciento a bordo de un buque en particular o de una flota de buques, podría calificar como marinero y alegar daños según la Ley Jones.

Dado que la Ley Jones no define explícitamente quien es un marinero o un miembro de la tripulación, la jurisprudencia se ha encargado de la definición legal. Puesto que la definición legal no es precisa, y dada la variedad de buques que operan hoy en día, así como la gran cantidad de empleos marítimos que existen, es importante que, antes de presentar una demanda, los trabajadores marítimos lesionados busquen asesoría legal, para determinar si califican como marineros o miembros de la tripulación bajo la Ley Jones.

¿Qué es la Ley Jones?

Artículos Marítimos

En el año 1920 gracias al impulso del senador Wesley Jones es promulgada la Ley de Marina Mercante, que será recordada y reconocida hasta el día de hoy como la Ley Jones. Esta ley federal desplegó un fuerte impulso proteccionista, acorde a situación histórica en que es redactada. En este sentido en su primera parte establece que las embarcaciones que naveguen bajo la bandera de los Estados Unidos deberán ser propiedad de compañías estadounidenses y estar registradas en este país. En aquel momento se buscaba fomentar la construcción y el mantenimiento de barcos de propiedad y con tripulación estadounidense. 

Como ha quedado expuesto en un principio la Ley Jones estaba dirigida a proteger la industria marítima de los Estados Unidos. Pero su contenido trasciende ese primer objetivo y cobra gran importancia al salvaguardar de manera singular los derechos de los marineros, codificando antiguas tradiciones y prácticas marítimas que contemplan la recuperación económica en caso de que un tripulante sufra lesiones en el mar. Es importante destacar que antes de esta ley los marinos que se lastimaban  trabajando tenían muy pocas posibilidades de recibir una compensación justa y seguramente perdieran su empleo presente y futuro debido a sus lesiones.

Como resultado de lo expuesto, la Ley Jones centra su importancia hoy en la exigencia que impone a los empleadores a compensar a los tripulantes por los gastos derivados de accidentes ocurridos abordo del barco.

¿Quién es protegido por la Ley Jones?

Es significativo mencionar que -atendiendo a la legislación vigente- llamaremos marinero a cualquier individuo que sea empleado para realizar cualquier trabajo o desempeñar cualquier cargo a bordo de un buque, con excepción del personal científico,  instructores de escuela de vela o estudiantes de escuela. El concepto de marinero es amplio y por lo tanto la Ley Jones protege a todo trabajador marítimo que se desempeñe como miembro de la tripulación de un buque estadounidense.

Beneficios para el marinero herido:

La Ley Jones obliga al empleador a pagar el traslado desde la embarcación hasta el lugar donde el trabajador reciba la correspondiente atención médica.  Asimismo empleador tiene la obligación de pagar los gastos (hospitales, médicos, medicamentos, entre otros gastos relacionados) de la atención médica recibida por el tripulante lesionado, sin importar quién sea responsable de provocar la lesión.

Igualmente dicha ley establece que en caso de que negligencia del empleador provoque un accidente a un trabajador deberá pagar los salarios perdidos. Inclusive se le podrá reclamar al empleador el pago de los salarios perdidos, pasados y futuros. Y también se le debe pagar al tripulante lesionado el monto diario por vivir en tierra equivalente al monto que hubiera gastado viviendo a bordo. En caso de que el trabajador muera a causa del incidente también se establece beneficios a los miembros de la familia del marino.

Es importante enfatizar que en todos los casos que se logre probar la irresponsabilidad o negligencia del empleador la indemnización podrá ser mayor. Generalmente se busca demostrar que el incidente se origina a partir de encontrase la embarcación en condición de innavegabilidad debido a que se encuentre en mal estado. Pero la condición de "innavegable" también puede estar relacionada a que el empleador no haya seleccionado una tripulación debidamente preparada.

La Ley Jones es una pieza trascendental del derecho marítimo ya que protege a los marinos lesionados durante la realización de su trabajo. Pero el desconocimiento a veces hace que se cometa el error de confundir la ley a aplicar en los casos de derecho marítimo y los trabajadores son tentados a utilizar las leyes de compensación para los trabajadores, aprobadas por varios estados, con las que se obtiene una compensación económica menor.

Ley del mar, Ley Jones y la necesidad de retener un Abogado Marítimo

Artículos Marítimos

El creciente desarrollo del comercio marítimo internacional, así como el aumento del turismo, han incrementado de manera importante y continua la cantidad de marineros trabajando en barcos mercantes o cruceros.

Se dice que el transporte marítimo o fluvial se utiliza en más de las tres cuartas partes del comercio mundial. La marina mercante mundial está integrada por unos 80.000 buques de 100 o más toneladas de registro bruto. Más de 1,2 millón de marineros trabajan en buques de más de 100 toneladas o esperan embarcar en ellos.

Es común que se contrate marineros de distintos países. Mucha gente de mar trabaja a bordo de buques que no están matriculados en su país de origen. Por lo que las tripulaciones procedentes de culturas diferentes que no siempre hablan el mismo idioma.

Tanto en tierra como en mar es común que surjan inconvenientes derivados del trabajo o la estadía en las embarcaciones. Los conflictos legales, nacidos en embarcaciones, tienen características distintas a los problemas que pueden surgir en tierra firme. Generalmente las cosas se ponen difíciles cuando se intenta saber qué ley marítima es la que protege a los marineros y pasajeros.

¿Por qué es difícil saber qué Ley Marítima aplicar?

Hay varios factores que afectan que leyes marítimas se aplican en cada situación.
Se tiene que tener en cuenta, entre otros temas, el lugar donde un incidente ocurrió, teniendo importancia si es en aguas territoriales o en alta mar. También importa la bandera de la embarcación. Por otro lado, el lugar que se establece en contratos o pasajes como sede de operaciones de las navieras, es relevante. Otro problema que complejiza y confunde, es que, por lo general, pasajeros y tripulación están integradas por personas de distintos países, idiomas, culturas y leyes.

Estas dificultades son utilizadas en contra de pasajeros y trabajadores marinos, quienes ven con molestia como sus derechos parecen desaparecer. Pero aunque pareciera que marineros y pasajeros quedan indefensos, es importante decir que: es posible hacer valer sus derechos.

Veamos el ejemplo de la Ley Marítima y Ley Jones.

Ya quedan expuestos algunos de los problemas del Derecho Marítimo. Sin embargo es importante saber que es posible reclamar la correspondiente compensación por los perjuicios sufridos. Por citar tan sólo un ejemplo, la Ley Mercante Marítima o Ley Jones, aprobada por el Congreso de los Estados Unidos en 1920, protege a marinos tanto de EE.UU. como extranjeros y permite reclamar indemnización por lesiones, siempre que el empleador no haya proporcionado un lugar seguro de trabajo. Incluso podrán reclamar aunque el accidente no haya surgido en la embarcación. La Ley Jones protege a los empleados marinos de negligencias del empleador, por mínima que sea.

Pero no sólo los marinos son protegidos por la Ley Marítima, también son conocidos los conflictos derivados de la relación comercial que existe entre los pasajeros de cruceros y las empresas que ofrecen este servicio. Se han reportado varios casos de abusos de índole sexual a bordo de cruceros o la eventual desaparición de personas en el mar, donde muchas veces se desconoce la Ley Marítima que rige en estos casos y como protege a las víctimas.

Por lo tanto, es importante saber que -por características propias- los reclamos relacionados con el Derecho Marítimo son complejos y necesitan del concurso de abogados especializados en ley marítima. Sólo correctamente asesorados se logrará hacer valer sus derechos y recibir la indemnización correspondiente.