Buque de Cruceros de Lujo No Pasa Inspección de Sanidad

Artículos Marítimos

Un juego a las escondidas a bordo de uno de los buques cruceros más lujosos del mundo terminó con una calificación deficiente tras una inspección sorpresiva del Centro de Control de Enfermedades (CDC). Este verano, en Skagway, Alaska, el crucero Silver Shadow, que anteriormente había obtenido las calificaciones más altas, fue amonestado repetidas veces por su "esfuerzo organizado" para esconder 15 carritos de comida que se llevaron desde la cocina hasta los camarotes de la tripulación para "evitar las inspecciones". La inspección sorpresa se realizó gracias a algunos marineros preocupados que anónimamente enviaron al Centro de Control de Enfermedades fotografías en las que se veía carne en los lavabos y bandejas de comida en los pasillos afuera de los camarotes.

El Silver Shadow recibió una calificación deficiente de 82 puntos.  Cualquier calificación por debajo de 84 es considerada "insatisfactoria", según la página web del Programa de Sanidad de Embarcaciones perteneciente al Centro de Control de Enfermedades. Antes de que se publicaran las calificaciones, un vocero de Silversea Cruises LTD, envió un e-mail a la CNN declarando que la compañía estaba profundamente decepcionada con la inspección.

Silversea Cruises, dueña del Silver Shadow, enfatiza en su publicidad el lujo y la "experiencia culinaria de primera clase" que ofrecen sus barcos. La mayoría de los grandes cruceros llevan entre 2.000 y 5.000 pasajeros, mientras Silversea Cruises ofrece una experiencia más íntima, llevando solamente alrededor  de 300 pasajeros. El lujo y la experiencia de "primera clase" no son baratos. Cada pasajero  paga un promedio de 5,000 dólares por semana para navegar en sus buques.

Durante la inspección, los miembros de la tripulación que estaban a bordo del Silver Shadow declararon que sus superiores les ordenaron dormir con comida en sus camarotes. Adriano Colonna,  pastelero que trabajaba con un contrato de corta duración, dijo que había salchichón, queso azul y otros alimentos, que se guardaban noche tras noche sin refrigerar en los camarotes para evitar las inspecciones sanitarias. Según el informe final del Centro de Control de Enfermedades, se le echó cloro  por encima a la comida desechada para evitar que se sirviera luego de la inspección. El crucero prometió corregir sus faltas, pero no se le multo y se le permitió continuar con su viaje programado a través del estrecho interior de Alaska hasta Juneau.

El Centro de Control de Enfermedades no tiene ninguna autoridad  para corregir estos asuntos. El Programa de Sanidad de Embarcaciones emplea inspectores del Servicio Público de Salud de los Estados Unidos, y todo lo que puede hacer es pedir a los directores del crucero que corrijan sus faltas. El Programa de Sanidad de Embarcaciones solicita que todos los buques efectúen declaraciones de medidas correctivas de las deficiencias declara la web del programa. El Programa de Sanidad de Embarcaciones no corrobora que las deficiencias se hayan corregido hasta que la siguiente inspección se lleve a cabo.

El fracaso de la inspección a bordo del Silver Shadow no es una excepción. Solamente este año, seis cruceros obtuvieron calificaciones deficientes en las inspecciones del Centro de Control de Enfermedades. A pesar de que los cruceros han recibido mucha publicidad negativa durante los últimos años, encuestas recientes demuestran que, en general, la satisfacción de los clientes sigue siendo alta para con ocho de las mayores líneas de cruceros. (J.D. Power y Asociados) Disney Cruise Line, Royal Caribbean International y Holland America Line han resultado primera, segunda y tercera respectivamente en satisfacción al cliente, mientras que Carnival ha quedado en el último lugar. Silversea Cruises no fue incluida en la encuesta que mide siete factores que afectan la experiencia y la satisfacción de los pasajeros: estado de los camarotes, comida, servicio, eficiencia en el embarque y partida de los buques, entretenimiento, costos y excursiones.

La pregunta que nos seguimos haciendo es:
¿Cuan sana es la comida en los cruceros?