La Compañía de Cruceros Royal Caribbean Maltrata a Pasajeros Ancianos

Artículos Marítimos

Royal Caribbean se encuentra en una situación muy difícil y está recibiendo mucha publicidad negativa en los titulares de los noticieros de todo el mundo. Solemos pensar que un rayo no cae dos veces en el mismo sitio pero, para desgracia de una pareja de ancianos, en esta ocasión ocurrió algo parecido. Su triste historia acapara la atención de la Embajada Norteamericana en Turquía y los senadores Norteamericanos.

Jill y Dodge Melkonian, de 89 años de edad, se encontraban en un buque de crucero el pasado Abril cuando se declaró un incendio. Para recompensarles por lo sucedido, Royal Caribbean les devolvió todo su dinero y les dio otro crucero gratis, el cual emprendieron unos meses después.

accidente en el cruceroJill y Dodge no son viajeros novatos. Han visitado casi 200 países y han viajado en más de 30 cruceros.  Mientras estaban a bordo del Azamara Journey de Royal Caribbean (en el viaje que les ofrecieron como indemnización por el crucero anterior que acabó mal), Dodge Melkonian se cayó y se rompió una cadera. “Acababa de irme a dormir y le oí gritar. Mi marido soporta muy bien el dolor, ni siquiera le ponen inyecciones en el dentista. Así que enseguida supe que el problema era grave”, recordaba Jill Melkonian.

Dodge fue atendido con rapidez a bordo del Azamara Journey por su accidente en el crucero, pero la lesión era demasiado severa y requería cuidados médicos especializados. Los Melkonian habían comprado un seguro de salud para viajes a través de Royal Caribbean y el barco estaba cerca de Bartin, una pequeña localidad en la costa de Turquía. Dodge y Jill fueron conducidos al hospital local pero, según Jill insiste, no les fue bien. 

Jill afirma que “Nadie hablaba inglés, el hospital se encontraba en malas condiciones y ni siquiera podía explicarles que mi marido necesitaba medicinas para el dolor”. Jill declaró también que “El hospital estaba muy sucio y me preocupaban las infecciones y, por cuestiones estrictamente culturales, no se permitía la entrada a las mujeres.”

Viendo que el dolor de su esposo aumentaba, mientras seguían en un país extranjero, Jill se sentía muy desanimada. Llamó a su agencia de viajes, Elite Travel. “Nadie de Royal Caribbean estaba allí con ellos acompañándolos. Se limitaron a dejarlos en el hospital y ya está”, dijo Tammy Levent, propietaria de Elite Travel. 

Se solicitó la ayuda de un guía turístico local llamado Okan Kutlu que, en esencia, rescató a Dodge Melkonian y a su mujer, Jill. Donó su propia sangre y coordinó el traslado de Dodge a un hospital mucho más grande en Estambul, a casi seis horas de distancia.

Royal Caribbean no ha dado entrevistas acerca del caso de los Melkonian, pero la compañía emitió un comunicado, afirmando que: "Les ayudamos organizando el traslado en ambulancia hasta el  hospital más cercano. Una vez en tierra, colaboramos estrechamente con el seguro medico de viajes, que tiene la experiencia necesaria para tratar con las autoridades locales y los servicios de salud. (…) Uno de nuestros especialistas sanitarios sigue en contacto con ellos hasta el día de hoy”.

Mucha gente considera que la ayuda prestada por Royal Caribbean fue insuficiente, entre ellos el Senador Bill Nelson (Demócrata de la Florida): “Le hemos comunicado a la línea de cruceros que esperamos que se hagan cargo de todos los gastos. No se puede tratar así a los ancianos”.

Jill dice que lo ocurrido no les impedirá viajar en otros cruceros en el futuro, pero sí prestarán mucha más atención a la cobertura médica de los seguros de viaje y a la compañía que los vende.

La CBS informó sobre el caso y el editor de noticias de viajes, Peter Greenberg, explicó que “En este caso en particular, los afectados compraron el seguro de salud con la compañía de cruceros (Royal Caribbean Cruise Lines). Esta compañía proporciona asistencia sanitaria básica y aquí siguieron esa política al pie de la letra: estabilizaron al paciente, lo sacaron del barco y lo llevaron a las instalaciones médicas más cercanas. El asunto clave es que esto no fue suficiente. Se puede obtener un seguro medico con la compañía de cruceros, pero yo aconsejo no hacerlo. Es mejor acudir a una aseguradora independiente, que no tiene qué seguir la misma política que las líneas de cruceros."

Su consejo para los viajeros como los Malkonian es que compren el seguro medico de viajes con una aseguradora independiente mediante una agencia de viajes.