Dinero para los Tripulantes Por Condiciones Peligrosas En los Barcos de Cruceros

Informacion para Tripulantes

Un miembro de la tripulación tiene derecho a recibir compensación monetaria por lesiones laborales cuando se encuentran condiciones peligrosas.Si un tripulante se lesiona como resultado de defectos o condiciones peligrosas en el barco de cruceros, el tiene derecho a recibir una indemnización monetaria por sus lesiones. Las condiciones peligrosas que ocurren más a menudo en los barcos de cruceros son las siguientes:

  1. Tripulación Escasa.  Los barcos de cruceros a menudo navegan con menos personal del que necesitan. Cuando esto ocurre, un tripulante tiene que laborar largas horas y hacer el trabajo de dos o tres tripulantes.   Si el tripulante se lesiona por esta razón, él tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  2. Prácticas laborales insensatas para el levantamiento, transporte y empuje de objetos pesados. Debido a la constante presión laboral en los barcos de cruceros, las compañías de cruceros no cumplen las normas laborales debidas respecto al levantamiento, transporte, y empuje de objetos pesados. Si un tripulante se lesiona porque tuvo que levantar, transportar o empujar un objeto pesado, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  3. Falta de cuidado para mantener el barco limpio y seguro. A menudo, las escaleras y los pisos de los barcos de cruceros permanecen resbalosos y sucios. Si un tripulante se lesiona porque las escaleras o el piso están resbalosos, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  4. Ausencia de una tripulación debidamente descansada y entrenada. A menudo los tripulantes se lastiman porque no han descansado suficientemente o no recibieron el entrenamiento adecuado para hacer su trabajo. Si un tripulante se lesiona porque no tuvo el entrenamiento adecuado o porque está demasiado cansado, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  5. Falta del equipo necesario para trabajar. A menudo las compañías de cruceros no compran nuevas herramientas ni mantienen los equipos existentes correctamente. Si un tripulante se lesiona por falta del equipo o las herramientas necesarias para hacer su trabajo, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.Condiciones peligrosas o defectuosas a bordo del buque son motivos para recibir compensación por lesiones en el trabajo.

Le aconsejamos a cualquier tripulante que se ha lesionado en un barco de cruceros que consulte con un abogado marítimo inmediatamente porque lo más probable es que sus lesiones fueron causadas por defectos o condiciones peligrosas que había en el barco.

Indemnizaciones por Daños Punitivos en las Demandas por Lesiones Personales de los Marinos y Tripulantes

Informacion para Tripulantes

Normalmente, un trabajador marítimo lesionado tiene dos recursos legales para ser indemnizado:

  • Si cumple con la definición de marinero o miembro de la tripulación, puede demandar a su empleador por negligencia bajo la Ley Jones.
  • El marino lesionado también puede presentar una demanda por innavegabilidad alegando que el buque no estaba en condiciones de navegar y que un ambiente laboral inseguro causo sus lesiones.

Bajo la Ley Jones y la ley de innavegabilidad, el marinero o miembro de la tripulación puede ser indemnizado por su dolor y sufrimiento, sus gastos médicos, su pérdida de salarios y por la disminución en su capacidad laboral.  Además, el marinero o miembro de la tripulación, en ciertos casos, puede exigir una indemnización por daños punitivos. 

Indemnizaciones por Daños Punitivos en las Demandas por Lesiones Personales de los Marinos y Tripulantes A diferencia de los dos recursos antes mencionados, la indemnización por daños punitivos no trata de recompensar al demandante, sino de castigar a los demandados y lograr que cambien su conducta en el futuro.  Los propietarios de las embarcaciones tienen que pagar los gastos médicos y el sustento de los marineros y miembros de la tripulación lesionados hasta que ellos alcancen la máxima mejoría medica.  Esta ley se conoce como “manutención y cura“.

“Los daños punitivos” son un tipo especial de daños civiles.  Estos daños se le otorgan al marinero o miembro de la tripulación cuando un tribunal busca castigar al demandado por negligencia grave o por imprudencia temeraria.

En una demanda basada en la Ley Jones o por innavegabilidad, la cantidad de la indemnización está basada en los daños sufridos por el marinero o miembro de la tripulación.  Estos daños incluyen dolor y sufrimiento, gastos médicos, pérdida de salarios y disminución de la capacidad laboral.  Sin embargo, el propósito de los daños punitivos no es recompensar al marinero, sino castigar económicamente al demandado.

Cuando un tribunal quiere castigar al demandado, o amonestar y aleccionar a la industria del demandado, otorgara al demandante una gran cantidad de dinero basándose en los medios económicos del demandado   y su mala conducta.

Por ejemplo, si se descubre que el demandado, intencionalmente, dejo de pagar los gastos médicos y el sustento a un marinero lesionado, o si la salud del marinero empeoro porque no se le facilito inmediatamente un tratamiento médico adecuado, el tribunal puede otorgarle daños punitivos sustanciales al demandante para castigar al demandado.

Cuando se trata de demandas por manutención y cura, una sentencia reciente de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso de Atlantic Sounding vs Townsend le abre el camino a los marineros y miembros de la tripulación para que soliciten daños punitivos en sus casos. Si el demandante demuestra que el demandado no cumplió con sus obligaciones de dar y pagar cuidados médicos y gastos de manutención, o si dejo de pagar la manutención y cura prematuramente o sin justificación, el demandante tiene derecho a recibir daños punitivos.

La La Ley Jones y la ley de innavegabilidad le conceden al marinero el derecho a demandar a sus empleadores por negligencia y por falta de seguridad en los barcos. Es posible que el demandante pueda obtener daños punitivos al mismo tiempo de acuerdo a la situación.  Es más común otorgar daños punitivos en las demandas por manutención y cura.  Es importante enfatizar que los daños punitivos no están diseñados para recompensar al demandante lesionado. Su propósito es castigar económicamente aquellos demandados que han demostrado negligencia grave o imprudencia temeraria.

¿Quién es considerado un marinero o miembro de la tripulación bajo la Ley Jones?

Informacion para Tripulantes

¿Quién es considerado un marinero o miembro de la tripulación de barco según la Ley Jones?A diferencia de los trabajadores de tierra, los marineros no tienen los derechos tradicionales bajos las leyes de indemnización laboral. En cambio, un marinero o miembro de la tripulación lesionado debe presentar una demanda por daños y perjuicios conforme al “Jones Act” o Ley Jones. La Ley Jones otorga al trabajador marítimo, más específicamente al "marinero" o miembro de la tripulación, el derecho a demandar por daños y perjuicios a su empleador en caso de ser lesionado por negligencia de su empleador, o por innavegabilidad del buque. Un buque se considera innavegable cuando en el existen condiciones peligrosas que le causan lesiones o enfermedades a los tripulantes. Por ejemplo, una tripulación que es insuficiente para hacer el trabajo, o pisos resbalosos por donde deben transitar los tripulantes. 

Bajo la Ley Jones, el demandante puede reclamar pérdida de salario, gastos médicos, y una indemnización monetaria por las lesiones sufridas a bordo de un buque durante el desempeño de sus funciones, durante el mantenimiento de la embarcación, o mientras está trabajando para su empleador aunque esto sea fuera del buque. Sin embargo, la Ley Jones sólo protege a los trabajadores marítimos que cumplen con la definición legal de "marineros" o miembros de la tripulación.

La Ley Jones no define quien es un marinero o miembro de la tripulación. La jurisprudencia Norteamericana es la que ha sentado la definición legal de marinero o miembro de la tripulación. En dos casos, Chandris v. Latsis (1995) y Harbor Tug y Barge Company v. Papai (1997), el tribunal Supremo de los Estados Unidos estableció que, para ser clasificado como marinero o miembro de la tripulación y estar amparado por la Ley Jones, el demandante debe cumplir con dos requisitos fundamentales:

Contacte con un abogado marítimo cuando se lastima en el trabajo.

  1. Sus "deberes deben contribuir al funcionamiento del buque o al cumplimiento de su misión".
  2. "Debe tener un vinculo con un buque que esta navegando (o con una flota identificable de tales buques) que sea sustancial en términos de su duración y naturaleza".

El primer requisito se explica bastante bien por sí mismo.
Todo buque que zarpa lo hace con una misión, ya sea recreativa, científica o comercial. La misión puede ser transportar pasajeros de un puerto a otro, o puede ser transportar carga. Todo marinero constantemente a bordo del buque contribuye al cumplimiento de su misión. Es decir, todos los que trabajan a bordo de un buque contribuyen de alguna manera a su misión o no estarían a bordo. El cocinero, el camarero, el mesero, el personal de limpieza, el navegante, el médico del barco, el ingeniero… todos contribuyen, a su manera, con el cumplimiento de la misión del buque.

Con el segundo requisito las cosas se complican, y por eso es importante que en caso de sufrir una lesión, usted se comunique con un abogado marítimo. La razón es que si bien se puede cumplir con el primer requisito, no necesariamente se cumple con el segundo. Si no se cumple con el segundo requisito, es posible que no califique para presentar una demanda bajo la Ley Jones.
El segundo requisito para definir a un marinero o miembro de la tripulación tiene dos partes: el demandante debe trabajar en un "buque que este navegando" y su contribución o trabajo debe ser "sustancial en términos de su duración y naturaleza".
Para calificar como marinero o miembro de la tripulación, un trabajador marítimo debe trabajar la mayor parte de su tiempo en un buque que este navegando. Y es la parte de "que este navegando" la que importa. Para que un buque cumpla con esta definición debe cumplir con los siguientes requisitos:

  1. El buque debe operar en aguas navegables. Estas son las aguas por las cuales se desplaza bien sea para llegar a los Estados Unidos o viajar de un estado a otro de la Unión Americana, o del mundo. Aguas navegables pueden ser un océano, un río grande o un lago interior.
  2. El buque debe ser capaz de moverse por sus propios medios.
  3. El buque no debe estar anclado de forma permanente en el fondo del mar.

Esta definición estricta excluye las plataformas petroleras. También excluye buques en astilleros de desguace. Si bien las plataformas petroleras parecen flotar, sólo pueden moverse si son remolcadas. La mayor parte del tiempo, las plataformas petroleras se encuentran ancladas en el fondo del mar y por lo tanto no cumplen con la definición de buque “en navegación”.

Al momento de determinar la contribución del trabajador al funcionamiento de un buque en particular o de una flota de buques relacionados, un marinero o miembro de la tripulación es aquel que contribuye, al menos el 30 por ciento de su tiempo a bordo, al cumplimiento de la misión del buque.
Considere este ejemplo: un empleado administrativo que normalmente trabaja en una oficina en tierra pero de vez en cuando se mueve entre puertos mediante barcos sufre una lesión mientras se encuentra a bordo. ¿Tiene derecho a presentar una demanda bajo la Ley Jones?

Bueno, esto depende de las circunstancias.Si no realiza ningún trabajo a bordo que contribuya al funcionamiento del buque, entonces no, no califica como marinero o miembro de la tripulación según la Ley Jones. Si este empleado administrativo dedica el 40 por ciento de su tiempo a bordo a realizar tareas que contribuyen al funcionamiento del buque y el resto lo pasa en una oficina en tierra, entonces podría calificar como marinero o miembro de la tripulación, porque más del 30 por ciento de su tiempo de trabajo es destinado a tareas a bordo de un buque “en navegación”.

El tribunal examinara la carrera del demandante en la compañía marítima. Si ha pasado más del 30 por ciento a bordo de un buque en particular o de una flota de buques, podría calificar como marinero y alegar daños según la Ley Jones.

Dado que la Ley Jones no define explícitamente quien es un marinero o un miembro de la tripulación, la jurisprudencia se ha encargado de la definición legal. Puesto que la definición legal no es precisa, y dada la variedad de buques que operan hoy en día, así como la gran cantidad de empleos marítimos que existen, es importante que, antes de presentar una demanda, los trabajadores marítimos lesionados busquen asesoría legal, para determinar si califican como marineros o miembros de la tripulación bajo la Ley Jones.

¿Cuando Debe un Tripulante Lesionado Emplear un Abogado de Derecho Marítimo?

Informacion para Tripulantes

La mayoría de los tripulantes se lesionan a causa de las políticas laborales abusivas de las compañías de cruceros. Las razones principales por las cuales muchos tripulantes lesionados se demoran en emplear un abogado para que los ayuden a obtener una indemnización monetaria por sus lesiones son: Culpabilidad, Esperanza, y Miedo.

Culpabilidad:
Muchos tripulantes se culpan a sí mismos por sus lesiones.  Esto es completamente equivocado.  La mayoría de los tripulantes se lesionan a causa de las políticas laborales abusivas de las compañías de cruceros.  Los hacen trabajar demasiadas horas.  Constantemente, tienen que levantar, alar, empujar, y cargar artículos pesados.  La fatiga resultante causa los accidentes y las lesiones de crucero.  No les dan el entrenamiento adecuado ni las herramientas correctas para hacer su trabajo.  Según hacen los barcos cruceros más grandes, hay menos tripulantes en proporción a los pasajeros y no les dan la ayuda que necesitan.  Los tripulantes no deben sentirse culpables porque se han lesionado en el trabajo.  Esto no es culpa de los tripulantes.  Las compañías son responsables de sus accidentes y lesiones.  Por lo tanto, un tripulante lesionado no debe demorarse en emplear un abogado de derecho marítimo porque se siente responsable de sus propias lesiones.

Esperanza:
La mayoría de los tripulantes son personas trabajadoras que se sacrifican para el bienestar de sus familias.  Dejan sus hogares y sus familias atrás y trabajan 7 días a la semana por periodos de 6 meses o más.  Cuando se lesionan, desean retornar a sus trabajos lo antes posible para así continuar ayudando a sus familias.  Tristemente, la realidad es muy diferente.  Las compañías de cruceros casi nunca vuelven a emplear a un tripulante lesionado.  No les importa que el tripulante les haya dado un gran servicio durante muchos años de trabajo.  Tratan al tripulante como si fuera una pieza rota de una maquinaria que debe ser reemplazada.  Por lo tanto, un tripulante lesionado no debe demorarse en emplear un abogado de derecho laboral marítimo porque piensa que la compañía lo empleara de nuevo.  Esto casi nunca sucede.

Miedo:
Muchos tripulantes lesionados temen que si emplean a un abogado, la compañía de cruceros tomara represalias en contra de ellos y les cortara su dinero de manutención y su tratamiento médico.  Esto no es verdad.  Es todo lo contrario.  Cuando un tripulante es representado por un abogado de derecho marítimo, la compañía de cruceros es mucho más cuidadosa con su dinero de manutención y su tratamiento médico.  Por ejemplo, cuando un tripulante no está representado por un abogado de derecho laboral marítimo, es más probable que la compañía trate de presionar a los doctores del tripulante para que le den el alta médica.  El efecto de esto es cortarle el tratamiento médico y el dinero de manutención.  Esto casi nunca sucede cuando un abogado de derecho laboral marítimo está involucrado.  Cuando el tripulante no tiene abogado, las compañías tratan de darle un tratamiento medico rápido e inadecuado mandándolo a recibir tratamiento médico, no a su país, si no a terceros países donde el tratamiento médico es barato, malo, y la compañía controla a los doctores.  Por lo tanto, un tripulante lesionado no debe demorarse en emplear un abogado de derecho marítimo porque piensa que la compañía va a tomar represalias en contra de él y le va a cortar su tratamiento médico y su manutención.

¿Cuando debe un tripulante lesionado emplear un abogado? Ayer.

Ley marítima y derechos de recibir tratamiento médico gratuito

Informacion para Tripulantes

Bajo la Ley Marítima Estadounidense, los propietarios y operadores de barcos tienen la obligación legal de proveer asistencia médica sin costo para tripulantes lesionados, o enfermos, durante el servicio del barco.Bajo la Ley Marítima Estadounidense, todos los propietarios y operadores de barcos, tienen la obligación legal de proveer asistencia médica sin costo para cualquier miembro de la tripulación que haya sido lesionado, o que se enferme, mientras está trabajando o está al servicio del barco. Desde el año 1823, junto al caso Harder vs. Gordon, esta ley, ya estaba establecida.

¿Que implica o que significa esto para el miembro de la tripulación que trabaja en un crucero?

Implica que si un miembro de la tripulación sufre un accidente en un crucero y se lastima o enferma, la compañía para la cual trabaja, no puede evitar la responsabilidad de no proveer la atención médica gratuita, con el simple expediente de enviarlo a casa. La compañía legalmente no puede abandonar a un miembro de la tripulación que se encuentra lesionado o enfermo. La obligación de proveer atención médica sin costo alguno a un miembro de la tripulación, ya sea que la persona, esté fuerte o ligeramente lesionada o enferma, y no importa si el miembro de la tripulación fue negligente o tuvo alguna culpa en causar el accidente marino o enfermedad, pues este tiene el derecho laboral marítimo, que lo protege. El único requerimiento legal para recibir atención médica gratuita, es que el miembro de la tripulación esté trabajando en el barco, o al servicio del mismo, en el momento en que el problema médico se presentó. Por ejemplo, si un miembro de la tripulación se lesiona o se enferma mientras está con permiso de bajar a tierra, este sigue con su derecho marítimo de recibir atención médica gratuita. Si un tripulante está viajando de su casa al barco o del barco a su casa, tiene derecho a recibir la atención médica privada. Las cortes Estadounidenses han sido generosas al interpretar los derechos del tripulante a la hora de recibir atención médica gratuita que en el famoso caso de Koistinen v. American Export Lines, donde a un miembro de la tripulación, le fue permitido recuperar las expensas médicas a las que incurrió cuando se lesionó por saltar por la ventana de una casa de prostitución.

¿Qué tipo de lesiones o enfermedades les da derechos a los miembros de la tripulación para recibir atención médica gratuita?

La lesión o enfermedad no necesita estar relacionada con el trabajo como miembro de la tripulación. Esta no necesita ser causada por una lesión marítima, u por otro incidente en el barco crucero. Por ejemplo, un miembro de la tripulación tiene derecho a atención médica gratuita por un ataque a la vesícula biliar, un ataque al corazón, diabetes, piedras en el riñón, condiciones mentales, o algún otro tratamiento médico. Aún cuando esas condiciones médicas fuesen preexistentes, el miembro de la tripulación tiene derecho al tratamiento médico gratuito, según el derecho laboral marítimo, y el derecho internacional marítimo.

El derecho marítimo internacional, del miembro de la tripulación dicta que este, debe recibir tratamiento gratuito por parte de la compañía, es un hecho sin demoras administrativas o negociación alguna.
Las cortes americanas han impuesto el deber en las compañías empleadoras bajo la ley marítima a pagar por el servicio médico prestado a los tripulantes indistintamente de la causa o culpa y resolver cualquier duda a favor de pagar las expensas médicas del miembro de la tripulación.

¿Dónde tengo derecho de recibir mi tratamiento médico?

El miembro de la tripulación tiene el derecho laboral marítimo de recibir su tratamiento médico urgente y no urgente a bordo del barco, y en el puerto más cercano dependiendo de la severidad de su lesión o enfermedad. Si la lesión o enfermedad existente deshabilita al miembro de la tripulación, entonces, después del tratamiento médico inicial brindado, el doctor determinará si es capaz de viajar. Si el miembro de la tripulación puede viajar, el probablemente podrá ser enviado a su casa para recibir su tratamiento médico. Si el miembro de la tripulación no está en condiciones de viajar, el recibirá su tratamiento médico gratuito, donde esté, según el derecho internacional marítimo.

¿La compañía puede enviarme a un tercer país para recibir mi tratamiento médico?

En los últimos años, muchas compañías de cruceros, han negociado con doctores y hospitales en países pobres para obtener tratamientos médicos baratos y de baja calidad para sus miembros de la tripulación. En vez de brindar tratamiento médico en el puerto más cercano o en el país del miembro de la tripulación, ellos intentan enviar al miembro de la tripulación a un tercer país para su tratamiento médico. Esto no es una práctica aceptable y el miembro de la tripulación, puede y debe negarse a ir a un tercer país, para su tratamiento médico. De aquí la importancia de conocer acerca de derecho marítimo, y de ley marítima, así como de tener un abogados en Miami, Florida con amplio conocimiento en derecho laboral marítimo, capaz de ejercer el derecho internacional marítimo en su defensa.

¿Cuándo termina la obligación de la compañía en proveer tratamiento médico?

La obligación de la compañía de proveer servicio médico gratuito termina cuando el miembro de la tripulación logra una mejora médica máxima.

¿Qué significa una mejora médica máxima?

Mejora medica máxima, significa, en la opinión del doctor, que ningún tratamiento adicional va a mejorar la condición actual de mejoría del miembro de la tripulación.

¿Quién determina cuando el miembro de la tripulación ha llegado a su máxima recuperación médica?

Esto es determinado por el doctor del miembro de la tripulación. Cuando el doctor del miembro de la tripulación escribe un informe médico que dice que el miembro de la tripulación no va a ser beneficiado por ningún tratamiento médico adicional, la responsabilidad de la compañía de proveer este servicio, se termina.

¿Puedo impugnar la opinión del doctor en cuanto a haber llegado a mi máxima recuperación médica?

Si el miembro de la tripulación está en desacuerdo con la opinión del doctor, de que el paciente ya llegó a su beneficio máximo de recuperación, el puede impugnar la opinión del doctor. Por esto es importante tener un abogado especialista en derecho marítimo internacional. Si el doctor que ha determinado que el miembro de la tripulación que ha llegado a su máximo beneficios de recuperación, fue seleccionado por la compañía y no por el miembro de la tripulación, el miembro de la tripulación puede obtener una opinión diferente de un doctor igualmente cualificado y impugnar la opinión del doctor de la compañía, tan sólo conociendo sobre derecho marítimo internacional y teniendo su abogado maritimista, especializado en derecho marítimo internacional Si el miembro de la tripulación seleccionó su propio doctor, impugnar su opinión es mucho más difícil, pero aún se puede lograr en algunos casos, por medio de abogados especialistas.

¿Qué puedo lograr impugnando la opinión del doctor de la compañía a cerca de mi máxima mejoría médica?

Una impugnación exitosa acorde a su derecho marítimo y junto a su abogado marítimo, contra el doctor de la compañía, va a resultar en una reapertura del caso médico y darle al miembro de la tripulación, cualquier tratamiento adicional que él pueda necesitar, como medicamentos adicionales, análisis médicos adicionales, terapias adicionales, cirugía adicional, etc.

Consulte gratis vía correo electrónico, telefónico o en persona.

ELIAS B. RUDNIKAS
Abogado Especializado en Ley Marítima
Segundo piso Edificio Stella Maris
3670 N.W.6St, Miami. Florida 33125
Estados Unidos de Norteamérica.
Teléfono: (305) 642 – 5000; Fax: (305) 541 – 4690

Ley Marítima: Tripulantes y Marinos Recibiendo Dinero de Manutención

Informacion para Tripulantes

¿Qué es manutención?
Todos los tripulantes y marinos tienen derecho a recibir dinero diaria cuando no pueden trabajar debido a un accidente, una lesión, o una enfermedad que ocurrió mientras estaban trabajando o estaban a la disposición del barco. Estar a la disposición del barco incluye accidentes, lesiones, o enfermedades que ocurren mientras viajan hacia o desde el barco, mientras están de permiso en un puerto, y mientras trabajan para el barco en tierra o en una isla.

¿Qué significa esto para un tripulante o marino trabajando en cualquier barco?
Esto significa que si el tripulante se lesiona o se enferma mientras trabaja o está a la disposición del barco, la compañía tiene que pagarle una cantidad de dinero diaria hasta que el llegue a su máxima mejoría medica.

¿Para qué tipo de lesiones o enfermedades tiene el tripulante o marino derecho a recibir manutención?
La lesión o enfermedad no tiene que estar relacionada con la ocupación del tripulante en el barco. Por ejemplo, un tripulante tiene derecho a recibir manutención mientras recibe tratamiento médico por los siguientes problemas: corazón, riñones, diabetes, nervios, o cualquier otro problema médico.

¿Tiene derecho un tripulante o marino a recibir manutención mientras está hospitalizado o viviendo en un hotel pagado por la compañía?
No. El propósito de la manutención es pagar los gastos de comida y vivienda del tripulante. Si un tripulante está hospitalizado, o viviendo en un hotel pagado por la compañía, y está recibiendo habitación y comida, esto cumple la obligación de la compañía de pagar manutención.

¿Qué determina la cantidad de dinero de manutención que recibe el tripulante o marino?
En la mayoría de los casos, la cantidad que recibirá el tripulante o marino está determinada por el contrato de empleo que el tripulante firmo o por el acuerdo laboral colectivo.

¿Hasta cuando tiene derecho el tripulante o marino a recibir manutención?
El tripulante o marino tiene derecho a manutención mientras está recibiendo tratamiento médico curativo. La obligación de la compañía de pagar manutención solo termina cuando su doctor dice que el tripulante ya puede regresar a trabajar en el barco (listo para trabajar), o dice que ha llegado a su máxima mejoría médica.

¿Qué significa máxima mejoría medica?
Máxima mejoría médica significa que, en la opinión del doctor, ningún tratamiento médico adicional mejorara la condición médica del tripulante o marino. Por supuesto, con la mayoría de las lesiones serias, un tripulante o marino puede haber llegado a su máxima mejoría médica pero no está en condiciones de trabajar.

Un Accidente En Un Crucero… Un Asunto De Derecho Marítimo

Informacion para Tripulantes


Ver subtítulos en español.

Un buen ejemplo de una situación que requiere gran conocimiento del derecho marítimo es el accidente que ocurrió a principios de año con el barco de cruceros Thomson Majesty, una historia que parece repetirse.

Mientras el barco de cruceros estaba atracado en Santa Cruz de La Palma, cinco tripulantes murieron y otros tres fueron lesionados al caer al mar un bote salvavidas mientras se realizaba un simulacro de salvamento. El bote salvavidas cayó desde una altura de 20 metros con los ocho tripulantes adentro y quedó volcado sobre la superficie del mar. Sabemos que tres de los fallecidos eran de Indonesia, uno era de Filipinas y otro era de Ghana, según lo que ha informado la Guardia Civil (Policía Española), que está a cargo de la investigación del accidente.

Los tres tripulantes que se lesionaron lograron saltar del bote antes que este golpease el agua. Los dos Griegos tuvieron heridas graves y fueron hospitalizados. El Filipino presento lesiones leves y fue atendido por el personal de una ambulancia.

El buque Thomson Majesty pertenece a la compañía Británica Thomson Cruises, cuya base está en Santa Cruz de Tenerife. El barco de 20 años de edad, es administrado por una compañía llamada Louis Cruises, basada en Chipre. El buque realiza cruceros por las Islas Canarias y Madeira que pertenecen a España y Portugal respectivamente. El barco habitualmente recala los Domingos en Santa Cruz de La Palma. La empresa Británica afirmó: “Hubo un incidente con la tripulación del buque durante un simulacro de seguridad. Nuestros pensamientos están con las familias de los implicados“. Además la empresa señalo que está "trabajando conjuntamente con los armadores y administradores, Cruceros Louis, para determinar exactamente lo que sucedió".

Por su parte, el Ministerio Británico de Asuntos Exteriores ha señalado que ha sido informado e investiga el accidente.
Este triste siniestro ocurrió durante un simulacro. ¿Qué hubiera pasado si el siniestro hubiera ocurrido durante una emergencia de verdad? Seguramente las muertes se hubieran multiplicado.

¿Cuáles son los problemas legales que surgen al analizar el siniestro?

Es normal que en los accidentes de cruceros surjan dudas sobre las leyes que se aplican. En este caso tres tripulantes de Indonesia, uno de las Filipinas, y otro de Ghana se ahogaron y murieron. Dos tripulantes Griegos fueron gravemente heridos. Además tenemos un propietario Británico, un administrador Chipriota y el siniestro ocurrió en España. Esto es característico de los casos de Derecho Marítimo. La mayoría de los abogados no saben cómo lograr que las víctimas cobren sus indemnizaciones monetarias en este tipo de caso. Por lo tanto, deben emplearse abogados especializados y altamente experimentados en Derecho Marítimo para manejar casos de estas características. Para más información sobre estos asuntos de Derecho Marítimo consulte https://www.leymaritima.com/contactar/.

Saque el máximo partido a su representación legal

Informacion para Tripulantes

Verse en la necesidad de contratar un abogado para resolver un problema legal o lograr las indemnizaciones monetarias que le corresponden por derecho puede ser una experiencia estresante y cargada de confusión. Afortunadamente, buscar el representante legal apropiado puede resultarle mucho más sencillo si comprende lo que requiere la situación legal que enfrenta.

En primer lugar, el abogado elegido tiene que tener experiencia en el tipo de problema legal de que se trate. Además, debe estar facultado para ejercer en aquel lugar donde legalmente se pueda presentar la demanda (o donde usted deba defenderse de la demanda). Por ejemplo, si usted es un trabajador del mar que tiene una queja contra la compañía de cruceros para la que trabaja y dicha empresa tiene su sede principal en Miami, Florida, usted tiene que emplear un abogado marítimo facultado para ejercer en la Florida.

Una vez que usted decida que necesita ayuda legal profesional, debe actuar con rapidez, puesto que los pleitos legales deben entablarse  dentro de un periodo de tiempo determinado. Cuando contrate a un abogado, éste debe:

  • Explorar con usted todas las opciones posibles para resolver el problema. 
  • Ser sincero con usted acerca de las posibilidades que existen de ganar el caso.
  • Facilitarle un estimado del tiempo necesario para resolver el caso.
  • Informarle del coste de sus servicios.
  • Explicarle las consecuencias financieras que conllevaría perder el caso.

Para muchos demandantes y demandados, los honorarios de un abogado pueden parecer un obstáculo insalvable cuando se trata de encontrar un representante legal competente y, al mismo tiempo, asequible. Una solución bastante habitual es la de los “acuerdos de honorarios condicionales”, en los que usted sólo paga por los servicios prestados si se gana el caso. En este tipo de acuerdo, los abogados cobran un porcentaje de la cantidad adjudicada.

Algunas firmas legales ofrecen una tarifa plana o fija si el caso es relativamente simple y directo. En general, los abogados cobran por horas y la tarifa puede variar en función de su reputación y destreza legal. La mayoría exigen un anticipo, que consiste en un pago efectuado de antemano contra el que se facturan los cargos futuros. El cliente también será responsable de abonar las posibles facturas posteriores, una vez agotado el anticipo. En algunos países existen cargos reglamentarios, es decir, que usted debe pagar una cantidad determinada fijada por ley o por el tribunal regional.

En ocasiones, el representante legal que le convendría por motivos de capacitación no aceptará trabajar mediante acuerdos de honorarios condicionales o tarifas fijas, sino que únicamente cobrará en función de las horas empleadas. Actualmente, son muchos los abogados competentes que están dispuestos a aceptar otras modalidades de pago, como los pagos mensuales y otros tipos de financiación.

Contratar un abogado es un asunto muy serio, pero el proceso no tiene por qué resultar intimidatorio o involucrar confusión alguna. Independientemente del representante legal que usted necesite, el mejor abogado que se puede contratar es aquel que escucha, que actúa con sinceridad y sentido ético al informarle sobre el progreso del caso y que le proporciona la atención que usted merece.  

Afortunadamente para los tripulantes que se lesionan o se enferman en barcos de cruceros o de carga norteamericanos, los abogados marítimos Norteamericanos que manejan estos casos trabajan a porcentaje.  Esto significa que el tripulante solo tiene que pagarle al abogado cuando la compañía de cruceros o de carga le paga su indemnización monetaria por lesiones o enfermedades.

Cómo elegir el abogado adecuado para sus requerimientos legales

Informacion para Tripulantes

Ante un asunto legal grave, la ayuda de un abogado calificado, experto en el campo apropiado puede en verdad resultar útil. Desafortunadamente, es posible que la elección del tipo apropiado de profesional sea un proceso algo confuso y exija bastante tiempo. No obstante, conseguir la ayuda legal adecuada puede resultar más fácil si el marinero afectado comprende lo que debe tener en cuenta antes de buscar un abogado.

En términos generales, el tipo de problema legal que usted tenga dicta el tipo de profesional al que debe acudir. Para determinar la verdadera naturaleza legal de la cuestión, es necesario que un abogado examine en primer lugar las circunstancias del caso. Sin embargo, para muchos marineros, los asuntos a resolver tienden a ser bastante sencillos.

Considere la especialización de un abogado: se recomiendan abogados de lesiones marítimas para ayudar con accidentes en el mar.

La ayuda de un abogado marítimo con experiencia suele ser necesaria a la hora de tratar los problemas legales de un marino. Sin duda, asuntos como los siguientes están mejor en manos de un profesional de derecho del mar:

Demandas contra empleadores por lesiones físicas o enfermedades, el impago de salarios, y horas extra no retribuidas, etc.

Implicación en un siniestro o incidente marítimo.

Ubicación: Considere el país y el estado del culpable.

Aparte de la especialización del abogado, otro punto importante a considerar es el lugar en el que está facultado para ejercer. De forma similar, si un tripulante desea demandar a su empleador, debe elegir un abogado marítimo facultado para ejercer en el lugar donde la compañía tiene su oficina central.

Ante una demanda por lesiones o muerte, el marinero debe buscar un abogado especializado en lesiones personales y ley marítima, que esté facultado para ejercer allí donde la compañía empleadora tiene su oficina central.

Los marineros que precisen defenderse ante un cargo criminal deben contratar un abogado penalista, facultado para ejercer en el país donde se ha presentado la acusación.

A veces, los problemas legales de los marineros pueden estar menos claros. En estas desafortunadas situaciones, quizá resulte más conveniente solicitar asesoramiento legal gratuito a un abogado marítimo. De todos modos, saber qué hay que hacer, dónde hay que ir y a quién hay que pedir ayuda, resulta inestimable cuando nos encontramos ante una situación legal aparentemente difícil. Las oficinas legales de Elias B. Rudnikas ofrecen consulta gratuita a todos los necesitados.

Dinero para los Tripulantes por Innavegabilidad

Informacion para Tripulantes

La persona promedio entiende que un barco está innavegable cuando no puede navegar debido a problemas mecánicos o estructurales. Este entendimiento es correcto. Sin embargo, según se aplica a la tripulación que trabaja en un barco, la innavegabilidad tiene un significado adicional en los Estados Unidos. En el famoso caso de Osceola, la Corte Suprema de los Estados Unidos fallo que un barco y su dueño son legalmente responsables por las lesiones que sufre un tripulante como resultado de la innavegabilidad del barco. La Corte Suprema también definió innavegabilidad como una falla en el mantenimiento del barco que permite que existan defectos y condiciones peligrosas.

¿Qué significa esto para el tripulante que trabaja en un barco de cruceros?

Esto quiere decir que si el tripulante es lesionado como resultado de defectos o condiciones peligrosas en el barco, él tiene derecho a recibir una indemnización monetaria por sus lesiones. La innavegabilidad en los barcos de cruceros ocurre más frecuentemente de las siguientes maneras:

  • Tripulación corta. Los barcos de cruceros frecuentemente navegan cortos de personal. Cuando esto sucede, un tripulante tiene que hacer el trabajo de dos y trabajar largas horas. Si el tripulante se lastima por esta razón, él tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  • Fallo en promulgar y hacer cumplir políticas sensatas para el levantamiento, transporte y empuje de objetos pesados. Si un tripulante se lastima porque lo forzaron a levantar, transportar o empujar un objeto pesado, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  • Descuido en mantener el barco limpio y seguro. Frecuentemente, los pisos y las escaleras de los barcos permanecen sucios y resbalosos. Si un tripulante se lastima porque el piso o las escaleras están resbalosos, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  • Falta de una tripulación debidamente entrenada y descansada. Frecuentemente los tripulantes se lastiman porque no recibieron el entrenamiento adecuado o porque no han descansado lo suficiente. Si un tripulante se lastima porque está cansado o no tuvo el entrenamiento adecuado, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  • Falta de las herramientas necesarias. Frecuentemente las compañías de cruceros no reemplazan ni reparan equipos o herramientas defectuosas. Si un tripulante se lastima porque no tenía las herramientas o el equipo necesario para hacer su trabajo, el tripulante tiene derecho a que la compañía de cruceros le pague una indemnización monetaria.
  • Le aconsejamos a cualquier tripulante que se ha lesionado en un barco de cruceros que consulte con un abogado marítimo inmediatamente porque lo más probable es que sus lesiones fueron causadas por la innavegabilidad del barco.