Derecho Marítimo: Que hacer si usted se accidenta en un barco crucero

Informacion para Pasajeros

accidentes en un barcos crucerosDesde finales de los años 70, un viaje en crucero se convirtió en algo muy popular dedicado a las vacaciones de los americanos de clase media, Lastimosamente existen muchos accidentes a bordo de estos barcos y muchos pasajeros sufren  varias y serias lesiones de crucero.
Los accidentes marítimos más típicos son:

  • Resbalón y Caída y Tropezón y Caída a causa de condiciones peligrosas a bordo de los barcos como pisos defectuosos y sustancias resbalosas en los pisos. Estos accidentes pueden ocurrir, dentro de las cabinas, alrededor de las piscinas, en la plataforma, pasillos, rampas de acceso, restaurantes, bares, etc.
  • Accidentes de crucero durante excursiones cortas
  • Fuego y colisiones marítimas
  • Envenenamiento y enfermedades a causa de comidas y bebidas contaminadas
  • Negligencia en la provisión de atención médica cuando esta es requerida.
  • Negligencia en la provisión de condiciones adecuadas para la gente incapacitada
  • Asaltos físicos o sexuales perpetrados por miembros de la tripulación u otros pasajeros.
  • Desapariciones sin explicación
  • Navegación negligente

Reclamos marítimos por accidentes e incidentes en cruceros

Reclamos marítimos por accidentes e incidentes en crucerosMuchos pasajeros no se dan cuenta que pueden obtener alguna compensación monetaria por lesiones resultantes de estos incidentes y accidentes en los cruceros. Adicionalmente, ellos no saben qué ley marítima se aplica y la locación donde realizar la demanda apoyada en el derecho marítimo internacional. El asunto se hace más difícil por el hecho de que la mayoría de las demandas de ley marítima deben ser presentadas donde están situadas las oficinas principales de la compañía del crucero. Las oficinas principales de la mayoría de las compañías de cruceros que operan en los Estados Unidos, se encuentran en Miami. Por lo tanto, la mayoría de las demandas de los pasajeros en contra de las flotas de cruceros deben ser presentadas en Miami. Como resultado de esto, la mayoría de los pasajeros empiezan su demanda marítima en Miami, después de regresar a su estado o país de origen. En este caso es recomendable contar con la ayuda de abogados en Miami Florida, que sean expertos en derecho internacional marítimo.

Derecho Marítimo y las limitaciones contractuales de los pasajeros.

El boleto del pasajero es el contrato entre el pasajero y la compañía de cruceros. Este contiene mucho más que solo el itinerario. Impone severas limitaciones sobre la habilidad del pasajero de interponer una demanda de ley marítima en contra de la compañía y necesita ser leída atentamente por que contiene todos los requisitos que necesitan ser cumplidos antes de poder interponer una demanda que apoye su derecho marítimo internacional. Por ejemplo, algunas compañías requieren una notificación por escrito de la intención del pasajero de presentar una demanda, y típicamente, esto debe ser hecho entre los seis meses después del accidente.

Demandas Marítimas y estatuto de limitaciones

El boleto de pasajero además contiene este estatuto de limitaciones. El estatuto de limitaciones contiene el límite de tiempo dentro del cual el pasajero puede interponer su demanda contra la compañía. Si el pasajero no presenta su demanda contra el crucero dentro del estatuto de limitaciones, el va a perder todos sus derechos. Es un estatuto de limitaciones muy corto. Es de un (1) año desde la fecha del accidente o lesión. Gran cantidad de casos de pasajeros son perdidos por fallas en el cumplimiento de los requisitos del boleto y del estatuto de limitaciones, más que por otras razones.

Si usted ha sufrido lesiones de crucero durante sus vacaciones y desea entablar una demanda de derecho internacional marítimo, por favor lea su boleto de pasajero con cuidado y cumpla con todos sus requerimientos. Si por alguna razón usted ha perdido su boleto, por favor solicite a la compañía del Crucero, una copia del boleto, de manera inmediata y cumpla con todos sus requerimientos. Mejor aún contáctenos al (305) 642-5000 y lo ayudaremos a cumplir con todos los requerimientos y llevaremos su demanda a un buen término.

Ley marítima y derechos de recibir tratamiento médico gratuito

Informacion para Tripulantes

Bajo la Ley Marítima Estadounidense, los propietarios y operadores de barcos tienen la obligación legal de proveer asistencia médica sin costo para tripulantes lesionados, o enfermos, durante el servicio del barco.Bajo la Ley Marítima Estadounidense, todos los propietarios y operadores de barcos, tienen la obligación legal de proveer asistencia médica sin costo para cualquier miembro de la tripulación que haya sido lesionado, o que se enferme, mientras está trabajando o está al servicio del barco. Desde el año 1823, junto al caso Harder vs. Gordon, esta ley, ya estaba establecida.

¿Que implica o que significa esto para el miembro de la tripulación que trabaja en un crucero?

Implica que si un miembro de la tripulación sufre un accidente en un crucero y se lastima o enferma, la compañía para la cual trabaja, no puede evitar la responsabilidad de no proveer la atención médica gratuita, con el simple expediente de enviarlo a casa. La compañía legalmente no puede abandonar a un miembro de la tripulación que se encuentra lesionado o enfermo. La obligación de proveer atención médica sin costo alguno a un miembro de la tripulación, ya sea que la persona, esté fuerte o ligeramente lesionada o enferma, y no importa si el miembro de la tripulación fue negligente o tuvo alguna culpa en causar el accidente marino o enfermedad, pues este tiene el derecho laboral marítimo, que lo protege. El único requerimiento legal para recibir atención médica gratuita, es que el miembro de la tripulación esté trabajando en el barco, o al servicio del mismo, en el momento en que el problema médico se presentó. Por ejemplo, si un miembro de la tripulación se lesiona o se enferma mientras está con permiso de bajar a tierra, este sigue con su derecho marítimo de recibir atención médica gratuita. Si un tripulante está viajando de su casa al barco o del barco a su casa, tiene derecho a recibir la atención médica privada. Las cortes Estadounidenses han sido generosas al interpretar los derechos del tripulante a la hora de recibir atención médica gratuita que en el famoso caso de Koistinen v. American Export Lines, donde a un miembro de la tripulación, le fue permitido recuperar las expensas médicas a las que incurrió cuando se lesionó por saltar por la ventana de una casa de prostitución.

¿Qué tipo de lesiones o enfermedades les da derechos a los miembros de la tripulación para recibir atención médica gratuita?

La lesión o enfermedad no necesita estar relacionada con el trabajo como miembro de la tripulación. Esta no necesita ser causada por una lesión marítima, u por otro incidente en el barco crucero. Por ejemplo, un miembro de la tripulación tiene derecho a atención médica gratuita por un ataque a la vesícula biliar, un ataque al corazón, diabetes, piedras en el riñón, condiciones mentales, o algún otro tratamiento médico. Aún cuando esas condiciones médicas fuesen preexistentes, el miembro de la tripulación tiene derecho al tratamiento médico gratuito, según el derecho laboral marítimo, y el derecho internacional marítimo.

El derecho marítimo internacional, del miembro de la tripulación dicta que este, debe recibir tratamiento gratuito por parte de la compañía, es un hecho sin demoras administrativas o negociación alguna.
Las cortes americanas han impuesto el deber en las compañías empleadoras bajo la ley marítima a pagar por el servicio médico prestado a los tripulantes indistintamente de la causa o culpa y resolver cualquier duda a favor de pagar las expensas médicas del miembro de la tripulación.

¿Dónde tengo derecho de recibir mi tratamiento médico?

El miembro de la tripulación tiene el derecho laboral marítimo de recibir su tratamiento médico urgente y no urgente a bordo del barco, y en el puerto más cercano dependiendo de la severidad de su lesión o enfermedad. Si la lesión o enfermedad existente deshabilita al miembro de la tripulación, entonces, después del tratamiento médico inicial brindado, el doctor determinará si es capaz de viajar. Si el miembro de la tripulación puede viajar, el probablemente podrá ser enviado a su casa para recibir su tratamiento médico. Si el miembro de la tripulación no está en condiciones de viajar, el recibirá su tratamiento médico gratuito, donde esté, según el derecho internacional marítimo.

¿La compañía puede enviarme a un tercer país para recibir mi tratamiento médico?

En los últimos años, muchas compañías de cruceros, han negociado con doctores y hospitales en países pobres para obtener tratamientos médicos baratos y de baja calidad para sus miembros de la tripulación. En vez de brindar tratamiento médico en el puerto más cercano o en el país del miembro de la tripulación, ellos intentan enviar al miembro de la tripulación a un tercer país para su tratamiento médico. Esto no es una práctica aceptable y el miembro de la tripulación, puede y debe negarse a ir a un tercer país, para su tratamiento médico. De aquí la importancia de conocer acerca de derecho marítimo, y de ley marítima, así como de tener un abogados en Miami, Florida con amplio conocimiento en derecho laboral marítimo, capaz de ejercer el derecho internacional marítimo en su defensa.

¿Cuándo termina la obligación de la compañía en proveer tratamiento médico?

La obligación de la compañía de proveer servicio médico gratuito termina cuando el miembro de la tripulación logra una mejora médica máxima.

¿Qué significa una mejora médica máxima?

Mejora medica máxima, significa, en la opinión del doctor, que ningún tratamiento adicional va a mejorar la condición actual de mejoría del miembro de la tripulación.

¿Quién determina cuando el miembro de la tripulación ha llegado a su máxima recuperación médica?

Esto es determinado por el doctor del miembro de la tripulación. Cuando el doctor del miembro de la tripulación escribe un informe médico que dice que el miembro de la tripulación no va a ser beneficiado por ningún tratamiento médico adicional, la responsabilidad de la compañía de proveer este servicio, se termina.

¿Puedo impugnar la opinión del doctor en cuanto a haber llegado a mi máxima recuperación médica?

Si el miembro de la tripulación está en desacuerdo con la opinión del doctor, de que el paciente ya llegó a su beneficio máximo de recuperación, el puede impugnar la opinión del doctor. Por esto es importante tener un abogado especialista en derecho marítimo internacional. Si el doctor que ha determinado que el miembro de la tripulación que ha llegado a su máximo beneficios de recuperación, fue seleccionado por la compañía y no por el miembro de la tripulación, el miembro de la tripulación puede obtener una opinión diferente de un doctor igualmente cualificado y impugnar la opinión del doctor de la compañía, tan sólo conociendo sobre derecho marítimo internacional y teniendo su abogado maritimista, especializado en derecho marítimo internacional Si el miembro de la tripulación seleccionó su propio doctor, impugnar su opinión es mucho más difícil, pero aún se puede lograr en algunos casos, por medio de abogados especialistas.

¿Qué puedo lograr impugnando la opinión del doctor de la compañía a cerca de mi máxima mejoría médica?

Una impugnación exitosa acorde a su derecho marítimo y junto a su abogado marítimo, contra el doctor de la compañía, va a resultar en una reapertura del caso médico y darle al miembro de la tripulación, cualquier tratamiento adicional que él pueda necesitar, como medicamentos adicionales, análisis médicos adicionales, terapias adicionales, cirugía adicional, etc.

Consulte gratis vía correo electrónico, telefónico o en persona.

ELIAS B. RUDNIKAS
Abogado Especializado en Ley Marítima
Segundo piso Edificio Stella Maris
3670 N.W.6St, Miami. Florida 33125
Estados Unidos de Norteamérica.
Teléfono: (305) 642 – 5000; Fax: (305) 541 – 4690

Escollos ocultos en la letra pequeña de su billete de crucero

Informacion para Pasajeros

Aunque las vacaciones en crucero son normalmente una opción segura y popular entre los viajeros, su conocimiento de la severa limitación que sufren sus derechos en cuanto algo indeseable ocurre es considerablemente menor. Durante la compra de su billete de crucero, el consumidor acepta automáticamente un contrato estándar que limita sus opciones en cuanto a obtener reparación. Para empeorar las cosas, no hay posibilidad de buscar y comparar: todas las compañías de crucero utilizan el mismo tipo de contrato, con las mismas restricciones. Después de todo, estas empresas no atraen clientes anunciando lo ventajosos y generosos que son sus contratos estándar, en comparación con los de la competencia. Como mucho, las líneas de crucero pueden salirse con la suya porque la gran mayoría de los viajeros no saben lo que están firmando y quizá abordan todo el proceso con una confianza excesiva. Incluso hoy, el gran público ignora la poca protección que la ley marítima presta a los pasajeros de cruceros.

En Estados Unidos, la mayoría de las compañías de crucero tienen su sede central en Miami¿Qué se puede hacer ante esto? Antes de responder, convendría examinar lo recogido en la letra pequeña. Según el abogado marítimo James M. Walker, la cláusula de elección de foro es algo de lo que todos los potenciales pasajeros de crucero deberían ser conscientes, porque “están obligados a presentar su demanda en el lugar especificado en el contrato recogido en el billete“. En Estados Unidos, la mayoría de las compañías de crucero tienen su sede central en Miami, lo que puede suponer un enorme obstáculo para los pasajeros no residentes en Florida. Puesto que los viajeros suelen tomar un vuelo hasta el puerto de salida, donde embarcarán en su crucero, esta cláusula resulta especialmente efectiva a la hora de desalentar los procesos judiciales, debido al coste, tiempo y desplazamientos necesarios sólo para presentar la denuncia.

Incluso sin la cláusula de elección de foro, comprar los billetes de crucero implica mostrar conformidad con una serie de términos y condiciones restrictivos que evitan la acción legal. Mr. Walker añade: “Es mucha la gente que nos llama y nos dice que les han tratado mal en un crucero y, en el 90 por ciento de los casos, no tenemos más remedio que responderles que, debido a los términos y condiciones del contrato, no hay caso posible”.

Una forma de vérselas con los contratos legalmente acorazados de los cruceros es adquirir un seguro de viaje completo que incluya cobertura por pérdida de equipaje y atención médica de urgencia. Esta alternativa puede salir cara, pero para quienes se la puedan permitir y deseen reducir los riesgos de su crucero, puede ser una verdadera necesidad.

Sin embargo, la inmunidad legal del sector de los cruceros podría estar en declive. A raíz de la gran cobertura mediática prestada al desastre del Concordia y la publicidad negativa suscitada por la avería del Carnival Triumph, la respuesta final de las compañías de crucero ante la indignación pública ha sido la aprobación de una Carta de Derechos de los Pasajeros. Por suerte, las directrices recientemente aprobadas son algo más que una fachada en el ámbito de las relaciones públicas, ya que son jurídicamente vinculantes en caso de transgresión por parte de la compañía. Entre los derechos garantizados por esta declaración figuran los siguientes: acceso a una atención médica de urgencia certificada como tal, suministro energético de emergencia en caso de que falle el generador del buque, alojamiento gratuito en caso de verse obligado a pernoctar en un puerto no programado, derecho a abandonar el buque atracado si las necesidades básicas no pueden cubrirse a bordo, y muchas más.

Aunque esta “Carta de Derechos de los Pasajeros” no está codificada en la moderna ley marítima, sí que resulta aplicable, siendo estándar para todos los contratos de crucero cuando un pasajero adquiere un billete de crucero. El camino hacia la plena responsabilidad legal es largo y tortuoso pero, con el peso de la opinión pública incidiendo sobre la línea de flotación del sector, las compañías de crucero seguirán haciendo lo que deban para conservar su clientela, aunque esto signifique renunciar a su invulnerabilidad judicial.

Derecho marítimo: los cruceros y el socorro de navegantes en apuros

Informacion para Tripulantes

Las historias sobre navegantes en peligro que obtienen una asistencia vital por parte de algún barco crucero son bastante habituales, especialmente en Florida del sur. El incidente sólo se considera extraordinario cuando el buque crucero deniega o deja de proporcionar su auxilio.  

Cuando, según consta, un barco de la Princess Cruise no prestó asistencia a tres navegantes panameños, muchas personas del sector de los cruceros y profesionales del derecho marítimo se sintieron conmocionados. Conforme a la Ley marítima y la tradición, los buques tienen la obligación legal y moral de socorrer a los navegantes en apuros.

Marineros tienen la obligación legal y moral de asistir a los navegantes en peligro.

"El deber de ayudar a quienes precisan auxilio en el mar se basa en la obligación moral de salvar vidas humanas," afirmó el abogado marítimo James Walker, de Miami sur. Mencionó también que la Organización Marítima Internacional (IMO), que regula el sector de la navegación, exige que los marineros presten asistencia a los navegantes en peligro. 

La IMO recoge explícitamente este requisito en su Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar: "El capitán de un barco que, estando en el mar en condiciones de prestar ayuda, reciba información, de la fuente que sea, que le indique que hay personas en peligro en el mar, está obligado a acudir a toda máquina en su auxilio”.

Para cumplir este mandato, los oficiales de los buques crucero pueden recibir formación esencial en el Centro STAR de Dania Beach. El programa incluye información sobre cómo prestar auxilio a barcos en situación de peligro, cómo establecer y mantener una comunicación eficaz, cómo manejar las emergencias en navíos y cómo mejorar la cohesión del equipo y la tripulación.

La tripulación de cada barco debería tener un protocolo establecido para ayudar a navegantes en dificultades

Como procedimiento operativo estándar, todo buque debería tener un reglamento de órdenes fijas, un protocolo establecido para actuar con los navegantes en apuros. Los oficiales encargados de las guardias en el barco deberían estar bien entrenados en el reconocimiento de señales de socorro en el mar, como bengalas, movimientos de brazos o mensajes urgentes de radio.

El manual del Código internacional de señales contiene todas las señales de socorro reconocidas y debe estar disponible en el puente de todo navío activo. Si el oficial de guardia localiza un buque en peligro, es su responsabilidad informar al capitán. A continuación, deben tomarse las medidas necesarias para ofrecer auxilio al barco que está en apuros, así como a su tripulación y pasaje.

Todavía está por aclarar la cuestión de por qué no socorrió a los pescadores panameños el capitán del Princess Cruise. Después de todo, los oficiales de cubierta del crucero habían recibido la formación requerida sobre puente de mando, respuestas de emergencia y asistencia a otros buques, en el Centro de Simuladores para la Formación Marítima de los Países Bajos. 

Tres pasajeros americanos del Princess declararon que el capitán del buque no hizo nada para ayudar a los pescadores después de que un miembro de la tripulación fuese informado de cuál era su situación. Dos de los pescadores murieron a consecuencia de ésto, y sólo hubo un superviviente, que fue rescatado tras 28 días en el mar. Se pudo ver a los tres hombres agitando desesperadamente los brazos para pedir ayuda durante el trayecto del buque crucero entre Ecuador y Costa Rica, el 10 de marzo.

El Princess, propiedad de la compañía Carnival Corp., con sede en Miami, emitió un comunicado oficial en el que afirmaba “lamentar profundamente la trágica pérdida de vidas”. La empresa llevó a cabo su propia revisión interna, concluyendo que podría ser un “desafortunado caso de errores en la comunicación”, puesto que el capitán del navío no recibió notificación alguna sobre las señales de socorro de los pescadores. Esto contradice los reportes de los pasajeros sobre el incidente, en los que se afirma que la tripulación no actuó pese a conocer la situación de peligro en que se hallaban los pescadores.

Puesto que el barco está matriculado en las Bermudas, investigar el incidente es responsabilidad de las autoridades bermudeñas. Está por ver si los resultados de tal investigación se harán o no públicos.

Esta denegación de auxilio resulta especialmente sorprendente porque otros buques crucero Princess han prestado asistencia en más de 30 rescates en el mar durante los últimos diez años. "El sector de los cruceros tiene, en general, una reputación increíblemente buena en lo que a socorro marítimo se refiere”, declaró Brad Schoenwald, oficial del Centro Nacional de Expertos en barcos crucero de la Guardia Costera estadounidense, en Fort Lauderdale.

Conforme a la legislación bermudeña, las posibles sanciones en este incidente incluyen prisión para el capitán del navío y la imposición de una multa para él y su empleador. También es muy probable que las familias de los pescadores entablen un proceso civil contra la compañía de cruceros y el capitán en los EE. UU. o en Panamá.

Pasajeros de cruceros tienen menos derechos que los viajeros de avión

Informacion para Pasajeros

Los pasajeros de cruceros tienen derechos de indemnización y protección de consumidor más limitados que los pasajeros de líneas aéreas, como descubrieron con gran consternación los viajeros del Carnival Triumph.

Normativa sobre cruceros y lagunas legales del sector

Los pasajeros de cruceros contempla demanda de cruceros
El sector de los cruceros está regulado por la Comisión Marítima Federal (FMC), más centrada en la seguridad que en lo que atañe al consumidor. La FMC no es tan estricta como el Departamento de Transporte de EE. UU., que se ocupa del sector de las aerolíneas y del cumplimiento de normas que apoyan al consumidor. Además, muchas líneas de crucero navegan bajo pabellones extranjeros, como los de Bahamas, Panamá, Liberia u Honduras, lo que permite a grandes operadores de cruceros como Carnival Cruise Lines y Royal Caribbean evitar los impuestos federales estadounidenses y no verse obligados a cumplir las regulaciones y estándares fijados por el gobierno de los EE. UU.

Estas lagunas legales implican que, en estos cruceros, el pasaje puede sufrir incendios a bordo, apagones y otros peligros marítimos y encontrarse con un amparo jurídico limitado frente a tales situaciones.

“Cada uno de estos asuntos precisa atención urgente por parte del sector y los legisladores”, afirmó Ross Klein, investigador en la Universidad Memorial de Newfoundland, Canadá. “Dado que la mayoría de accidentes [de cruceros] se pueden evitar (al deberse a error humano o a permitir que los buques salgan de puerto sin resolver fallos mecánicos), son necesarias una mayor supervisión del sector y una aplicación más estricta de los estándares de seguridad.”

Incidentes relevantes en cruceros

Conforme a la investigación de Klein, desde el año 2000 se han contabilizado al menos 100 incidentes registrados en cruceros a nivel mundial, que incluyen navíos a la deriva y cortes eléctricos prolongados. Además, desde 1990, se han registrado 79 incendios a bordo de cruceros y 73 colisiones en las que se han visto implicados este tipo de buques.

En defensa del sector, la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA) insiste en que sus miembros “están sujetos a un corpus legal muy exhaustivo de leyes, regulaciones y normas fijadas a nivel nacional e internacional.”

La Organización Marítima Internacional (IMO) también supervisa el sector de los cruceros y establece estándares globales cuyo cumplimiento se exige a todos los buques. Sin embargo, sus regulaciones se refieren a cuestiones de seguridad en los cruceros, más que a los derechos y el bienestar del pasaje.

Algunos de los accidentes de cruceros relevantes del pasado incluyen los siguientes: un incendio en el Azamara Quest cerca de la costa de Malasia, el accidente del Costa Concordia el año pasado y un apagón en el Allegra, que dejó a 1000 pasajeros sin agua ni electricidad durante una semana. En respuesta a ellos, la CLIA adoptó 10 nuevas normas para garantizar la seguridad del pasaje en cruceros, como la relativa al número de chalecos salvavidas y la renovación de los procedimientos de emergencia.

La CLIA emitió un comunicado oficial sobre las nuevas regulaciones, en el que afirmaba que “Los cruceros son uno de los medios de transporte más seguros para el viajero, gracias al compromiso de nuestro sector con la seguridad, a la estricta normativa y a unos rotundos mecanismos de aplicación. A pesar de esto, el hecho de que apenas ocurran accidentes en cruceros no es consuelo para nuestra sensación de pérdida y dolor ante ellos”.

Posible limitación de los derechos y protecciones al consumidor en el caso de pasajeros de cruceros

Sin embargo, la nueva normativa no ha contribuido a que se detallen y formalicen los derechos y protecciones al consumidor en el sector de los cruceros. Los críticos señalan también que las nuevas regulaciones no hacen nada para mitigar la laxa supervisión global, incluso cuando los buques atracan en puertos estadounidenses y se someten a las inspecciones de la Guardia Costera de EE. UU.

“No hay un jefe supremo universal” que supervise los buques, explicaba Robert Jarvis, profesor de derecho marítimo en el Centro de Ley de la Universidad Nova Southeastern de Fort Lauderdale, Florida. “Así pues, hay una especie de carrera al revés por parte de las líneas de cruceros, que buscan el país más barato y permisivo. Y hay países que dicen a los propietarios de los navíos ‘si se viene aquí y paga una tasa anual, le dejaremos tranquilo'”.

Quienes vayan a embarcarse como pasajeros en un crucero deben leer cuidadosamente el contrato que acompaña a su billete, para poder entender cuáles son sus derechos si algo sucediera. La práctica habitual suele implicar reintegros parciales o totales, o crédito de cara a un crucero en el futuro. En respuesta a lo que soportaron los 3143 pasajeros del Carnival Triumph, Carnival Cruise Lines les ofreció 500$ además del reembolso total de sus billetes.

Según Carnival Cruise Lines, un incendio en la sala de máquinas originó el apagón. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE. UU. investigará el incidente, aunque está por ver si esto afectará de algún modo a la normativa sobre cruceros.

Inmunidad de los cruceros a las demandas judiciales

Los cruceros son en gran medida inmunes a las demandas judiciales, ya que el estándar de prueba que se exige a los demandantes es muy difícil de conseguir. Para que un proceso judicial contra un crucero tenga alguna fuerza, ha de probarse que la compañía naviera tenía conocimiento de que el buque no estaba en buen estado para navegar y esto resulta muy complicado de establecer.

Aunque las vacaciones a bordo de un crucero suelen ser una de las formas de viajar más seguras que existen, los pasajeros deben conocer cuáles son sus derechos en caso de que suceda lo impensable. Desafortunadamente, el sector de los cruceros sigue operando en una especie de purgatorio legal, por lo que es improbable que los viajeros perciban cambios sustanciales en cuanto a protección del consumidor en un futuro cercano.

Si usted ha sufrido un accidente en un crucero, contacte por favor con nuestro bufete legal para obtener una consulta gratuita con abogado Rudnikas. El abogado Elias Rudnikas está especializado en derecho marítimo y sus servicios legales son gratuitos hasta el momento en que gana el juicio.